¿Qué son y cómo funcionan los grupos burbuja?

Seamos realistas, el panorama educativo en el último año ha sido un caos total. Primero, migrando primero a plataformas virtuales lo más rápido y mejor que se pudo. Luego, adaptándonos poco a poco a este sistema improvisado, nos vimos en situaciones complicadas, confusas, y estresantes. Ahora, las escuelas empiezan a abrir sus puertas (no sin menos tropiezos) para retomar las clases presenciales. Una estrategia emergente para regresar a las aulas, a pesar de que el Covid continúa acechando, es la de los grupos burbuja. 

Los grupos burbuja

¿Qué son? 

Estos grupos fueron visualizados con la intención de reducir las posibilidades de contagio del COVID-19. Igualmente, buscan facilitar el proceso de rastreo en caso de un contagio positivo. Estos grupos están conformados por entre 15-20 alumnos, más un tutor. Con estos grupos se pretende que los niños y niñas puedan jugar e interactuar entre sí, sin necesidad de mantener una sana distancia. Al mismo tiempo, evitando interactuar con otros grupos para evitar así los contagios. 

¿Cúal es la diferencia? 

A diferencia de los grupos “normales” en los cuales los pequeños estaban acostumbrados a interactuar con quienes quisieran, los grupos burbuja solo tienen permitido interactuar con sus mismos integrantes en todo momento: durante clases, recesos, descansos y momentos de entrada y salida. 

¿Cuáles son sus beneficios?

Por un lado, se minimizan las posibilidad de contagio, y en caso de haber un caso positivo será más fácil identificar la fuente y evitar que se propague al resto de la comunidad estudiantil. Por otra parte, contar con grupos más reducidos el aprendizaje puede ser más personalizado, dando la oportunidad a que los docentes se enfoquen en lo que cada estudiante necesite para aprender. 

¿Y lo malo? 

Psicólogos han identificado que los grupos burbuja están causando estragos en la salud mental de los niños y niñas introvertidos, esto se debe a que en muchos casos fueron separados de sus amigos y se encuentran en un ambiente con nuevo y compañeros que no les son familiares. 

Ahora conoces una de las mayores tendencias en educación en este regreso a las aulas. Con sus lados buenos y malos, los grupos burbuja se han convertido en la nueva manera de tomar clases presenciales. A pesar de sus lados negativos, representa una oportunidad de regresar a actividades que son benéficas para los niños, un espacio real y compartido, y socialización. Esperemos, sin embargo, que algún día los pequeños puedan salir a divertirse y ser niños como es debido.

0

Comunícate con un asesor